Opinión

Juan Carlos Junio

Dirigente cooperativista

Una dinámica renovada

Estamos transitando una nueva fase del Gobierno del Frente de Todos (FdT) que expresa la renovación del acuerdo entre los tres factores políticos determinantes del espacio triunfante en 2019. En principio, se percibe una importante iniciativa política que propone ser superadora de una falta de acción durante la coyuntura anterior, condicionada por el debate interno. Hay una dinámica renovada a partir de la designación de Sergio Massa al frente del Ministerio de Economía, que no solo está ligada con su impronta personal, sino también con la fuerza del acuerdo político que lo sustenta.
En el marco de esa nueva dinámica, el Gobierno privilegia controlar la situación inflacionaria y reconstituir las reservas y, sobre esa base, comenzar a generar un cambio en las expectativas. Además, en la medida que pueda ir controlando el proceso inflacionario, se irá también mejorando la situación social, dado su impacto en ingresos y salarios.
Inflación y reservas aparecen como los desafíos inmediatos de la coyuntura, aunque deberían ser acompañados de medidas que atiendan los problemas sociales, tanto los que vienen de lejos como los que se generaron en este proceso en el que los formadores de precios nuevamente abusaron de su poder de remarcación, así como las grandes corporaciones causaron turbulencias en el sistema cambiario. Ambas conductas se potencian ante la opinión pública, por su asociación con los grandes medios.
Sin embargo, resulta imprescindible registrar elementos de la realidad que parecen ocultos por estas sensaciones críticas que se instalan mediante la presión del poder económico. La indigencia bajó, en el primer trimestre del año, del 11,2% al 8,2%. La pobreza, en el mismo período, se redujo desde el 39,5% al 34,2% interanual, llegando a niveles prepandemia. Esto implica 2.300.000 pobres menos y 1.300.000 indigentes menos. Se trata de cambios muy importantes en los indicadores sociales más críticos. Estos datos positivos seguramente están ligados al crecimiento del empleo, tanto formal como informal, y al crecimiento de la actividad económica. Asimismo, en los próximos días se espera un anuncio importante para jubilados y jubiladas: además del aumento que corresponde en septiembre, establecido por la Ley de Movilidad Jubilatoria, se complementaría con un adicional que contribuya a morigerar el impacto inflacionario. Vale destacar que, según explicó el ministro, «ese acompañamiento lo vamos a respaldar con una mayor recaudación por el anticipo de Ganancias determinado por la AFIP, para que ese ingreso de sectores con mayor capacidad de pago lo volquemos en uno de los sectores que más sufre sin afectar el orden de nuestras cuentas».
Resulta evidente que existe una intención de recuperar las expectativas iniciales de la clase media en todos sus estratos, de los trabajadores y de los sectores humildes, sustentada en la orientación productivista del equipo económico. Es para destacar, asimismo, la fuerte iniciativa contra la instalación y naturalización de mecanismos ilegales, que no son solo los del mercado del dólar, sino los de subfacturación y sobrefacturación de las operaciones de comercio internacional, contrabando, elusión y evasión, que han adquirido grandes dimensiones en los últimos tiempos. Esa acción tiene un doble propósito. A mediano plazo, mejorar las reservas y la recaudación impositiva, pero también, y fundamentalmente, recuperar el valor del rol del Estado como control regulatorio del sistema económico.
En tanto, se acerca la fecha de las convocatorias de los diversos afluentes del movimiento obrero, del movimiento social, de núcleos de la cultura y de las fuerzas políticas. Esta novedad será muy importante, teniendo en cuenta que un Gobierno popular necesita de la participación y el compromiso de la sociedad, que sea protagonista en todos los niveles, ejerciendo su derecho democrático a intervenir frente a los poderes corporativos y mediáticos. Hacer sentir la presencia popular frente a estos núcleos seguramente ayudará a sostener las imprescindibles medidas redistributivas que debe ir tomando el Gobierno nacional.

Reunión de trabajo. Massa con parte de su equipo en el salón Belgrano del Palacio de Hacienda.

Foto: NA